¿Quieres cambiar tu forma de almacenaje para un hogar con menos plástico?

Victoria Gómez

Hay muchas formas de cambiar nuestras formas de consumo para reducir productos como el plástico. En casa y sobretodo en nuestras cocinas se almacena muchísimo plástico que podemos substituir por bolsas de papel o plástico reutilizable para ser más ecológicos.

Además de ayudar al medio ambiente al guardar los productos en nevera o despensa hay maneras mucho más correctas para proteger los productos y que duren más. Las tres claves para empezar a hacer eso es centrarse en: ayudar al planeta, proteger los productos para que duren más y dar una estética más bonita a nuestro hogar.

¡EMPEZAMOS!

  1. Utiliza recipientes de vidrio para guardar los alimentos. Un plus que te dan estos productos es que una vez queremos consumir productos como “las sobras” podemos comerlo directamente de allí o meterlo en el microondas directamente.

  1. Recipientes de cerámica o bambú. Para productos como los huevos, fruta, hortalizas… se pueden usar este tipo de productos.

  1. Frascos de cristal. Esto tiene muchísimas posibilidades tanto para la nevera, la despensa o incluso para tener visible en tu cocina, los tarros se pueden usar para guardar salsas, sopas, legumbres, chuches, galletas… Son un 2×1 ya que están echo de vidrío y además te darán una estética bonita a tu cocina.

  1. Bolsas veganas o reutilizables. Estos envoltorios están hechos a base de plantas o incluso de tela y son lavables y reutilizables, por ello se pueden usar las veces que quieras y evitaremos el “usar y tirar”.

En este caso también existen bolsas de silicona que son perfectas para congelador, microondas y lavavajillas. En este caso se pueden usar para frutas, verduras, salsas, incluso para usar como tupper.

El tradicional acero inoxidable, otra opción perfecta, estéticamente bonita y una buena opción cuando tenemos que llevarnos la comida ya que suelen ser productos que evitan las fugas.