¿Cómo ayudar a que nuestro bronceado dure más…?

Victoria Gómez

Lucir una piel bronceada y morena es una de las consecuencias del verano y las vacaciones, llegado el otoño nuestro todo de piel de despide del color moreno y vuelve a su color natural de invierno.

Igual que en verano tenemos que ser responsables con el moreno y tratarlo de forma saludable para no conseguir consecuencias dañinas para nuestra piel, en el cuidado y prolongación del mismo debemos ser igual de consientes del daño que podemos causar a nuestra piel.

Vamos a ello…

  1. Exfoliar nuestra piel es una opción siempre benefiosa para nuestra piel ayudando a regenerar nuestras piel de forma saludable eliminando células nuestras y consiguiente un tono luminoso.
  2. La hidratación es fundamental en todos los sentidos, tanto con el consumo de agua como en la aplicación de cremas hidratantes.
  3. El aftersun es una opción de prolongación de nuestro moreno gracias a sus ingredientes y la vitamina C que ayuda a proteger nuestra piel.
  4. Vitamina C, una buena opción para casi todo y también para el moreno. Con esto conseguimos dar luminosidad a nuestra piel y aportar la firmeza necesaria.
  5. Y por último… el autobronceador… una opción que todos conocemos, aunque no siempre es la mejor opción dado que cuesta escoger los mejores para cada piel siempre es una opción que no debemos descartar.